Clínica Veterinaria Romareda espiga dorada

Los riesgos en primavera para las mascotas

Con el cambio de estación aparecen algunos riesgos para nuestras mascotas, que si prevenimos o tratamos a tiempo nos ahorraran disgustos.


1.- Alergias: ya sea porque nuestro animal es alérgico al polen o a alguna planta o porque le pica algún insecto. En el caso de alergias ambientales la sintomatología es variable y abarca desde lagrimeo, rinitis o estornudos a lesiones cutáneas que pueden llegar a ser importantes. En el caso de picaduras pueden pueden provocar reacciones anafilácticas que requieran tratamiento de urgencia. Hay que tener especial cuidado con picaduras de serpientes si vamos al campo.

2.- Parásitos: tanto externos ( pulgas, garrapatas y mosquitos), como internos (lombrices intestinales); para prevenirlo lo recomendable son pipetas o collares antiparasitarios externos y la desparasitación interna regular( minimo cada 3 meses).

3.- Enfermedades transmitidas por mosquitos: Es el momento para asegurarse de que tu mascota está protegida frente la Leishmaniosis y la Filariosis. Dos enfermedades que llegan a ser mortales. Ahora dispones de la nueva vacuna frente la Leishmania ( más información en otro post de nuestro blog)


4.- Espigas: es muy frecuente que se introduzcan en los oídos o entre las almohadillas provocando inflamaciones muy dolorosas. Revisa los espacios interdigitales de tu animal después de ir al campo y si ladea la cabeza acude a tu veterinario para que le examine en busca de espigas dentro del conducto auditivo.

5.- Golpes de calor: En los momentos centrales del día ya hace calor, y en los coches se concentra aún más. Nunca dejes a tu mascota dentro del coche sola; pueden alcanzarse temperaturas muy altas que pueden provocar graves alteraciones orgánicas.


6.- Procesionaria de los pinos: Pueden ser muy peligrosas; si se ven acosadas, sueltan sus ” pelitos” impregnados de veneno ; a nuestros perros les llama la atención porque se mueven en hilera y suelen chuparlas o comerlas. Por contacto con la piel causan una fuerte urticaria y lesiones a veces ulcerosas. Si se ingieren provocan necrosis de la lengua y al ocasionar inflamación de la glotis y la laringe, el animal no puede respirar. Si nuestro animal las toca debemos lavarle la piel o la boca inmediatamente con agua (protegiéndonos nosotros, evitando tocar los restos de pelos que puedan quedar adheridos); es importante acudir al veterinario lo antes posible para que chequee el estado del animal .

0 0

Dejar un comentario