Clínica Veterinaria Romareda rayos x de perro

Conducto Arterioso Persistente .

Samba es una cachorrita de Schnauzer miniatura de 3 meses de edad. Cuando acudió a su veterinaria para una vacunación, le detectó un soplo a nivel de la base cardíaca. Nos la remitió para una evaluación cardiológica y le diagnosticamos un Conducto Arterioso Persistente (CAP), que es una cardiopatía congénita. Después de una intervención quirúrgica hemos solucionado el defecto y gracias a ello su esperanza de vida es como la de cualquier otro perro.


El conducto arterioso es un vaso sanguíneo que conecta la aorta descendente y la arteria pulmonar, en la circulación fetal ambas arterias (aorta y pulmonar) están comunicadas ya que al no producirse la respiración a través de los pulmones, la circulación pulmonar está disminuida. En condiciones normales, este conducto se cierra de forma natural a las pocas horas del nacimiento, cuando los pulmones empiezan a funcionar, quedando separadas la circulación pulmonar de la del resto del organismo (circulación sistémica).

La ausencia del cierre de este conducto se conoce como Conducto Arterioso Persistente, una comunicación entre la circulación sistémica y la pulmonar. Como la presión en la circulación pulmonar es menor que la presión en la circulación sistémica, se produce el paso de sangre desde la aorta hacia la arteria pulmonar. En las primeras semanas o meses no aparecen síntomas, pero con el tiempo puede evolucionar a una insuficiencia cardíaca congestiva con edema pulmonar o bien producirse la reversión del CAP, con paso de sangre no oxigenada desde la arteria pulmonar hacia la aorta.

En el caso de Samba, no había síntomas, pero en la auscultación se escuchó un soplo continuo (también llamado “en maquinaria”) en la región axilar izquierda de grado VI/VI, con thrill continuo palpable. Se realizó electrocardiograma, radiografías torácicas y ecocardiografía.

En la radiografía de torax se observa una dilatación del ventrículo izquierdo

0 0