Presentamos un caso de una yorkshire que fue mordida por otro perro en el párpado con afectación corneal. En una primera visita se pautó antibiótico de cobertura pero a  la mañana siguiente la úlcera había evolucionado a una úlcera colagenasa con licuefacción corneal.

1

Imagen tomada a las 12 horas del mordisco.

Se instaura en ese momento un tratamiento con antibióticos tópica combinándolos cada hora, antibioterapia sistémica, plasma autólogo  y antiinflamatorios. Realizamos revisiones cada día para valorar el estado de la córnea.

foto ulcera

Imagen tomada 36 horas después del mordisco. 24 horas después de comenzar el tratamiento específico para úlcera colagenasa.

A los 5 días de comenzar con el tratamiento se procede a intervenir quirúrgicamente al animal, realizándole una tarsorrafia temporal con membrana nictitante dado el riesgo de perforación que ya existía en ese momento. Está contraindicado realizar la ciugía antes de controlar la infección.

3

Estado de la córnea previa a la cirugía.

A los 10 días se retira la tarsorrafia y se mantiene la medicación.

5

Imagen de la córnea al retirar la tarsorrafia

Durante las semanas siguientes se mantiene el tratamiento con plasma homólogo y antibioterapia. ( En este caso utilizamos plasma homólogo de un donante dado que la perrita era muy pequeña).

9

Una semana después de retirar la tarsorrafia

El tiempo transcurrido desde que comenzó con la patología hasta su resolución han sido casi 2 meses. En estos casos es de vital importancia la implicación del dueño, ya que es fundamental la aplicación del tratamiento cada hora. Al final del tratamiento, cuando ya la úlcera estaba totalmente curada, prescribimos una pauta de corticoterapia local, para intentar reducir la cicatriz, siendo este el resultado final:

13 14 11