El secuestro corneal es una patología que predominantemente se da en gatos, aunque se ha visto que también puede darse en otras especies como el caballo.

Se presenta como una lesión pigmentada en la zona central o paracentral de la córnea, acompañada o no de vascularización y edema alrededor de la lesión.

Hay cierta propensión a presentar esta lesión en razas de cara chata y ojos saltones. En otras razas debe valorarse la presencia de una úlcera previa o la posibilidad de la concurrencia de un Herpesvirus como factores predisponentes o desencadenantes de la lesión. Otros factores incluyen: cilios ectópicos, lagoftalmia, queratoconjuntivitis seca…

El tratamiento va primeramente encaminado a corregir la causa desencadenante del cuadro. En ocasiones el tratamiento médico tópico es eficaz, pero es frecuente que sea necesario recurrir a la queratectomía superficial. Es muy importante realizar un seguimiento del caso, ya que si se desprende la placa necrótica por sí sola puede provocar una úlcera profunda e incluso una perforación ocular.

Es importante saber que la tasa de recidivas en estos casos es elevada.

En las fotografías que mostramos a continuación se puede ver la resolución de un secuestro corneal, remitido por una compañera veterinaria, en el que no fue necesario realizar interveción quirúrgica.

IMG_20150417_171426

Lesión corneal el primer día de consulta

IMG_20150527_223543

Lesión después de un mes de tratamiento con medicación tópica

Agradecemos a Susana, de la Clínica BerSus, la confianza depositada en nosotros para tratar este caso.