Samba es una cachorrita de Schnauzer miniatura de 3 meses de edad. Cuando acudió a su veterinaria para una vacunación, le detectó un soplo a nivel de la base cardíaca. Nos la remitió para una evaluación cardiológica y le diagnosticamos un Conducto Arterioso Persistente (CAP), que es una cardiopatía congénita. Después de una intervención quirúrgica hemos solucionado el defecto y gracias a ello su esperanza de vida es como la de cualquier otro perro.

El conducto arterioso es un vaso sanguíneo que conecta la aorta descendente y la arteria pulmonar, en la circulación fetal ambas arterias (aorta y pulmonar) están comunicadas ya que al no producirse la respiración a través de los pulmones,  la circulación pulmonar está disminuida. En condiciones normales, este conducto se cierra de forma natural a las pocas horas del nacimiento, cuando los pulmones empiezan a funcionar, quedando separadas la circulación pulmonar de la del resto del organismo (circulación sistémica).

La ausencia del cierre de este conducto se conoce como Conducto Arterioso Persistente,  una comunicación entre la circulación sistémica y la pulmonar. Como la presión en la circulación pulmonar es menor que la presión en la circulación sistémica, se  produce el paso de sangre desde la aorta hacia la arteria pulmonar. En las primeras semanas o meses no aparecen síntomas, pero con el tiempo  puede evolucionar a una insuficiencia cardíaca congestiva  con edema pulmonar o bien producirse la reversión del CAP, con paso de sangre no oxigenada desde la arteria pulmonar hacia la aorta.

En el caso de Samba, no había síntomas, pero en la auscultación se escuchó un soplo continuo (también llamado “en maquinaria”) en la región axilar izquierda de grado VI/VI, con thrill continuo palpable. Se realizó electrocardiograma, radiografías torácicas y ecocardiografía.

En la radiografía de torax se observa una dilatación del ventrículo izquierdo

RX torax DV

RX torax DV

Rx Torax lateral

Rx Torax lateral

 

 

 

 

 

 

En la ecocardiografía 2D  se observa una sobrecarga de volumen en el ventrículo izquierdo; en el  estudio doppler color apreciamos un flujo turbulento en el tronco pulmonar, desde la entrada del conducto en la arteria pulmonar hacia la válvula,  el estudio doppler espectral en la arteria pulmonar  principal muestra un  flujo continuo, con una velocidad de regurgitación diastólica de 4,92 m/s. Podemos observar el ductus   (vaso que comunica la aorta con la arteria pulmonar) en un corte craneal por el lado izquierdo.

Doppler color CAP

Doppler color CAP

Ampolla ductal CAP

Ductus  y Ampolla ductal CAP

Doppler espectral, flujo continuo CAP

Doppler espectral, flujo continuo CAP

 

 

 

 

 

Una vez realizado el diagnostico y viendo que era un buen candidato para solucionarlo mediante una  intervención quirúrgica, realizamos un estudio prequirúrgico y la citamos para cirugía.

La cirugía comienza con una toracotomía por el cuarto espacio intercostal del lado izquierdo. Separamos el lóbulo pulmonar craneal con gasas húmedas y colocamos un separador de Finocheto mini. A continuación identificamos el Nervio Frénico y el Nervio Vago, este último discurre justo por encima del defecto y nos ayuda a localizarlo.

DSC_0375

Apertura de tórax en el 4º espacio intercostal

DSC_0421

Identificación y protección del N.Vago

DSC_0452

Comienza la disección cuidadosa del CAP

DSC_0469

Disección completa del CAP

DSC_0471

Pasamos una sutura doble de seda

DSC_0472

Preparamos dos ligaduras, una para Aorta y otra para A.Pulmonar

 

DSC_0487

Comenzamos a ligar la porción más cercana a la Aorta controlando las constantes .

DSC_0490

Ligamos poco a poco para evitar reflejo vagal

DSC_0494

Terminamos de ligar la porción aortica y luego la pulmonar

DSC_0503

Ligadura doble del CAP finalizada

DSC_0534

Cierre de la pared costal.

DSC_0544

Evacuación del aire del espacio pleural para restablecer la presión negativa.

Separamos con cuidado el N. Vago y comenzamos la disección del conducto arterioso persistente que se sitúa entre la Aorta y la Arteria Pulmonar. Dicha disección se realiza mediante una pinza atraumática de 90º. El objetivo es diseccionar alrededor para colocar dos ligaduras de seda. La disección es muy complicada en la cara medial del conducto puesto que no la tenemos bajo visión directa y es muy frágil .

Una vez pasadas las suturas se procede al cierre,  primero de la parte aórtica, de forma lenta y comprobando que no se alteren las constantes vitales. Este punto es importante por que se puede producir un reflejo vagal por un incremento súbito de presión y desencadenar una bradicardia. Después se cierra la parte pulmonar.

Se realiza el cierre de la toracotomía y se infiltra anestesia local (bupivacaina)  en dos costillas por delante y detrás de la toracotomía. Antes de terminar de cerrar tórax retiramos el aire del espacio pleural de forma lenta para reestablecer la presión negativa del tórax.

La recuperación anestésica se hace en una jaula con aporte de oxigeno .

A las 4 horas Samba fué capaz de comer y a día siguiente ya jugaba con su madre. No presento en ningún momento pneumotorax. Actualmente es una perra normal .

DSC_0554

Infiltración de anestesia local de 4-6 espacios intercostales .

DSC_0560

Recuperación en jaula de cuidados intensivos con temperatura y humedad controlada y oxigenoterapia.

DSC_0608 (2)

Aspecto de Samba a las 24 horas .

Agradecemos a nuestras compañeras veterinarias Isamar y Marta  de ClínicaVeterinaria Parque Europa la confianza depositada en nuestro equipo para la resolución de este caso .

A continuación os mostramos un vídeo con un fragmento de la cirugía.