Clínica Veterinaria Romareda canino

Síndrome del braquicefálico

Es un conjunto de anomalías físicas que se da en razas braquiocefálicas o “ de cráneo ancho en la base y corto en su largo”; se refiere a razas tipo Bulldog Inglés, bulldog Francés, Pug o Carlino, Boxer, Shih- tzu.


Estas alteraciones incluyen:


* Estenosis o estrechamiento de los orificios nasales: que dificultan la entrada de aire en la inspiración

*Paladar blando más largo: Esto hace que pueda bloquear la entrada del aire a nivel de la glotis.

*Eversión de los sáculos laríngeos: Son 2 pequeñas bolsitas ubicadas a ambos lados de las cuerdas vocales que se inflaman por el constante esfuerzo respiratorio provocado por las dos alteraciones anteriores y se prolapsan; estos sáculos que normalmente cuelgan hacia el exterior, son arrastrados hacia las vías respiratorias, dificultando aún más el paso del aire.

*Diámetro de traquea disminuido: En razas como el bulldog inglés su diámetro traqueal puede ser menor que en otras razas.

Debido a este síndrome las razas afectadas pueden presentar dificultad respiratoria, la cual puede ser precipitada por ejercicio leve, especialmente en condiciones de humedad, o por cualquier evento que les genere estrés. Estos perros no manejan adecuadamente el incremento de la temperatura ambiental o de la humedad, y son altamente susceptibles a la hipertermia y al golpe de calor inclusive a temperaturas bajo sombra.


Los signos gastrointestinales concurrentes como tialismo, regurgitación y vómitos, son frecuentes en los perros afectados.

Todo ello provoca una serie de signos clínicos, que pueden aparecer juntos o aislados, como son:


  • Dificultad para respirar, o respiración ruidosa, frecuentemente con ronquidos que suelen considerarse ” normales” por el propietario y aunque se considera algo habitual en esta raza.
  • Intolerancia al ejercicio o quedan sin aliento cuando corren.
  • Reflujo espumoso y/ o vómitos sin causa alimentaria.
  • Tos y estornudos.
  • Cianosis (se ponen de color azul).
  • Colapso ( desmayo).
  • Mayor susceptibilidad a un golpe de calor.
  • Dificultad para tragar.

El tratamiento depende del grado de la enfermedad y de los síntomas y abarca desde el tratamiento médico únicamente, a la necesidad de realizar una cirugía correctora del paladar, de los orificios nasales y de los sáculos laríngeos .

Actualmente disponemos de la última tecnología en láser quirúrgico de CO2, que nos permite un tratamiento que tiene menos complicaciones y permite una recuperación más rápida.
0 0