Implante submucosa porcina en úlcera corneal. Caso clínico.

El implante de submucosa porcina se emplea en la microcirugía de reconstrucción de ojos perforados o con descematocele.  

El paciente llegó a nuestra consulta de oftalmología en Zaragoza con un úlcera corneal profunda. Las úlceras corneales son heridas de la córnea, que es la capa transparente del ojo. Pueden ser secundarias a otra patología, pero también se pueden producir de otras formas como jugando con un gato o por la introducción de palos o espigas durante un paseo. Aunque no siempre es necesaria una cirugía para solucionar el problema, Ares tuvo que pasar a quirófano ya que el riesgo de perforación ocular era alto.

 

La cirugía de reconstrucción consiste en la colocación de unos parches de submucosa porcina en el defecto corneal que ayudan a regenerar el tejido afectado. Para este tipo de cirugía se emplea un microscopio quirúrgico y un material especial que permite trabajar con mucha precisión.

 

Por último, se realiza una tarsorrafia para proteger el ojo afectado. Esta técnica consiste en suturar ambos párpados del ojo para cerrarlo temporalmente y proteger la lesión hasta que el organismo actue regenerando la zona afectada.

 

La cicatriz que queda en el ojo no es transparente y su tamaño dependerá de la úlcera y de la rapidez con la que se actue. A pesar de esto, el paciente no pierde la visión! En las fotos se ve el ojo de Ares antes y después de la cirugía. Con el tiempo, cuando se repare totalmente la lesión, los vasos sanguíneos se retraerán y la cornea se volverá más transparente.

 

Si notas que tu mascota tiene más lágrima de lo normal, no abre el ojo del todo o tiene alguna irregularidad en la superficie ocular, no dudes en acudir a nuestra clínica veterinaria en Zaragoza. 

 

0

Dejar un comentario