Clínica Veterinaria Romareda displasia de cadera

Displasia de cadera

Es una enfermedad con una alta incidencia y que puede acarrear problemas durante toda la vida del animal.


Afecta principalmente a ejemplares de perros de gran tamaño entre los que cabe destacar el Rottweiler, Labrador retriever, Golden retriever, Pastor alemán, San Bernardo y Mastín, aunque no es exclusiva de estas razas .

La enfermedad progresa durante el desarrollo del cachorro, pero los síntomas pueden aparecer desde antes del año hasta que el animal es adulto.

Produce una alteración en la conformación de la cadera que origina distintos grados de subluxación articular, lo que conlleva al desarrollo de una inflamación crónica articular con destrucción progresiva del cartílago articular y la aparición temprana de osteoartrosis.

Los hallazgos clínicos incluyen: intolerancia al ejercicio, no quiere o le resulta difícil realizar saltos o echarse, dolor a la palpación o al pararse, crujidos o crepitaciones en la cadera al andar o al tumbarse, atrofias musculares, dificultad para realizar extensiones completas de la cadera, cojeras, correr “como si fuera un conejo” es decir realizando el movimiento de las extremidades posteriores simultáneamente. El signo principal es una cojera en frio, al iniciar el movimiento despues de periodos de descanso.

En la exploración clínica veterinaria se aprecia el Signo de Ortolani, que consiste en la luxación o subluxación de la cadera.

Podemos realizar un diagnóstico precoz mediante distintas pruebas, como la del Pen- hipp a las 16 semanas de edad, o mediante una radiografía de cadera a los 7-8 meses de edad. El diagnóstico precoz es fundamental para poder realizar un tratamiento preventivo o correctivo de la enfermedad y evitar sus consecuencias.


Disponemos de diferentes tratamientos quirúrgicos según el grado de lesión y la edad del animal como son, la sinfisiodesis púbica juvenil, la doble osteotomía de cadera o la artroplastia de escisión de cabeza y cuello femoral.

0 0